La Media Naranja

A las mujeres desde jóvenes nos dicen que debemos buscar a un hombre que nos acompañe en la vida, nos hacen construcciones mentales para hacernos sentir que necesitamos un complemento, entonces andamos por la vida buscando esa otra parte que creemos que necesitamos para ser feliz.

Algunas mujeres se dejaron de preocupar por conocer hacia donde van y se preocupan más por conocer con quien ir y ese es un gran problema. Y caminamos por la vida considerarnos seres incompletos que solo podemos encontrar la plenitud al encontrar pareja, sino lo conseguimos nos volvemos seres infelices y se nos olvida que mujeres felices son felices independientemente de si tienen pareja o no la tienen. Pero al parecer muchas mujeres no lo creen y viven enamorándose todo el tiempo y empiezan a ver al otro con idealización como su media naranja, en el enamoramiento siempre hay cosas nuevas, el otro es perfecto y maravilloso, le inventan cualidades, y cómo no se van a enamorar si están idealizando a un hombre que no existe, el enamoramiento es ciego pero el amor no, por eso hay mujeres que se enamoran y cortan la relación cuando sienten que las cosas cambian, así saltan de pareja en pareja para vivir es ese estado de enamoramiento porque es un estado donde todo es perfecto.

Media NaranjaViven ilusionándose y pasan confundiendo fascinación con amor, siguen buscando complemento exterior para ser felices, una evidencia de que encontró a su media naranja y decirle al mundo que ahora ella está completa, pero es algo que no tiene sustento no hay conocimiento, luego se deprimen cuando no funciona y pasan de un estado de alegría muy grande a penas frustrante y dolorosas muy grandes y esto no solo afecta emocionalmente sino que nos hace perder el tiempo, porque si andamos buscando a otro para sentirnos completas siempre vamos a sentirnos vacías, además evita organizar nuestro presente.

Debemos empezar a replantearnos y des-construir ese mito de la media naranja, nuestra vida es una fiesta y hay gente que no debe ser invitada, solo por no querer pasar solas, hay parejas que no aportan, que no suman sino que restan a nuestras vidas, nosotros no somos complemento de nadie, nosotros somos completas. Entiendo que nadie quiere sentirse solo porque somos seres sociales pero tampoco debemos tener compañía a cualquier precio, nos han enseñado a tenerle miedo a la soledad. Hay que aprender a vivir en soledad.

Hay mujeres que se encaprichan con hombres por temor a la soledad y a esa media naranja la exprimen demasiado, exprimen el amor para que les diga algo bueno, para sacarle a la fuerza todas las expectativas que pusieron y se cierran a la realidad que es ver lo que el otro quiere y puede darme, la expectativa es otra cosa, es todo lo que nosotros queremos que el otro nos dé. Tenemos que crecer, las latinas tenemos dos grandes problemas uno es que seguimos creyendo que para ser felices debemos encontrar a cualquier precio nuestra otra mitad y el otro es en seguir creyendo que esa otra mitad es un príncipe azul.

Es tiempo de madurar, podemos ser líderes o seguir a alguien, al final es una decisión, puedes seguir los sueños y proyectos de tu pareja y tú siempre estar detrás, o puedes tener tus propios sueños, metas y crecer juntos. Eres una mujer completa y eso te hace determinada a realizar lo que quieres en la vida, la felicidad esta en ti, no a lado de nadie, por muy enamorada que te encuentres, el mundo no se te derrumba si la relación no funciona, no necesitas a otro para sentirte plena y cuando ames, el amor con tu pareja será más satisfactorio porque liberas al otro de todas tus expectativas al ser una mujer completa y feliz.

 

Lissette Rivas
Directora Editorial de la Universidad Gerardo Barrios
Investigadora adjunta de la cátedra de género Agente Literaria Bloguera
Autora del libro Entre Mujeres