La casa inteligente es la nueva batalla entre Google y Apple

Los gigantes han abierto la billetera para controlar nuestros hogares. Google, por ejemplo, compró Nest por aproximadamente $us 3.200 millones y pocos meses después se quedó con el productor de cámaras de vigilancia Dropcam por otros $us 517 millones. Lo hizo para ayudar a Nest -dirigida por el exingeniero de Apple y diseñador de iPod, Tony Fadell- a cumplir con su ambición de crear hogares inteligentes.

En el mismo sentido también avanza Apple con su sistema HomeKit, que permite que todos los dispositivos caseros conectados a internet se comuniquen entre ellos. 

En la mayoría de los casos, lo que ambos colosos proponen es que el teléfono inteligente de una persona sirva para controlar todos los electrodomésticos conectados a internet, al tiempo que los mismos teléfonos también podrán utilizarse para recibir notificaciones sobre lo que sucede en la casa.

“El concepto de un hogar totalmente automatizado alguna vez parecía una visión lejana pero ya no, hemos logrado el hogar conectado”, dice Fadell.

Esto es inesperado 
En medio de ambos gigantes está Calaos Project, que nació para crear una plataforma abierta y libre a partir de la cual tanto los fabricantes como los usuarios puedan crear sus propios sistemas de casas inteligentes. 

Algunas de las compañías como Samsung e Intel ya prometieron hacer lo mismo con su propia plataforma que lanzarán en el futuro. En cambio, Calaos ya existe, es algo que ya funciona. También hay iniciativas realizadas con las sencillas placas Arduino. 

El proyecto nació después de que una compañía con el mismo nombre cerrase en 2013; su trabajo se liberó y la comunidad lo retomó. Que sea código abierto es bueno por más de una razón; no solo pueden nacer más proyectos derivados, sino que cualquier bug (error) de seguridad estará bajo la vigilancia de muchos pares de ojos.

Linux, cuándo no
Entre las herramientas ya desarrolladas se encuentra una versión de Linux diseñada específicamente para internet de las cosas. Este sistema se ejecuta en un servidor central al que se conectan los dispositivos inteligentes y apps para iOS y Android. Además de las aplicaciones, el control se puede hacer desde la interfaz web

OMICRONO/CALAOS/IDEALISTA