Facebook pierde batalla legal en la Unión Europea

La red social Facebook perdió una gran batalla en Europa este martes, luego que el tribunal de la Unión Europea (UE)dictaminara en contra de la transferencia de datos entre esta región y Estados Unidos.

El tribunal declaró nulo un acuerdo de hace 15 años, que permitió a la red social y otras empresas de tecnología transferir datos de los usuarios en grandes cantidades a sus servidores en EEUU, ya que se consideraba seguro. Se cree que más de 4.000 empresas, entre ellas Google y Amazon, operan bajo el trato.

El estudiante de Derecho austríaco Max Schrems, que inició la batalla legal contra Facebook, cree que la sentencia que este martes invalidó el acuerdo servirá para presionar a la Comisión Europea (CE) y al Gobierno estadounidense para que logren un nuevo marco.

“El mensaje está claro: la vigilancia masiva no es posible, (va) contra los derechos fundamentales en Europa”, afirmó Schrems a los medios internacionales luego del fallo.

El acuerdo vigente “ha sido criticado durante 15 años y se ha tratado de resolver durante los dos últimos años, pero cuando se llegaba al sistema en sí, todo el mundo tenía miedo de tocarlo“, aseguró.

Schrems destacó que la sentencia declara que el acuerdo debe ser “arreglado en varios puntos, no solo respecto a la vigilancia masiva, también hay cuestiones que se adentran en el cumplimiento de la ley en EEUU”.

Preguntado sobre qué pasos espera ver ahora para lograr “progresos” en esta cuestión, el estudiante afirmó que esoestá ahora en manos de los políticos, pero vaticinó que tendrán “mucha presión de la industria para que lo arreglen”.

Indicó que esta sentencia cambia la situación y que espera que las autoridades de protección de datos de los diferentes países se pongan también en acción.

Schrems sostuvo que “no era realista” esperar que la sentencia de este martes pusiera fin a la transferencia de datos hasta que un nuevo sistema más apropiado entrara en vigor, porque por un lado están los derechos fundamentales, que son importantes, pero también está la certeza legal para las empresas.

El tribunal aclaró, además, que los países miembros de la UE están obligados a investigar esas denuncias de forma independiente, y tienen el derecho de prohibir a las empresas estadounidenses la transferencia de datos en el futuro.