Ecuador, para profundizar el crecimiento y soñar con el batacazo

La Tricolor buscará formar un equipo camino a Rusia 2018, en el intento de mezclar a las promesas con los más experimentados.

Hace no más de veinte años, Ecuador era un equipo con poca relevancia y ambiciones. Pero desde la Copa América 1993, en la que fue local, las cosas cambiaron. El objetivo en Chile 2015 será profundizar el proceso de crecimiento que hizo que el equipo participara de tres Mundiales (Corea-Japón 2002, Alemania 2006 y Brasil 2014) y, por qué no, soñar con un batacazo. Sin embargo, las bajas importantes sobre la fecha del torneo complicaron la situación.

Ecuador, una de las tres Selecciones que nunca ganó la Copa América junto a Chile y Venezuela, comienza a perfilar su equipo para el futuro con jugadores jóvenes que prometen y otros experimentados que cargan con varios campeonatos encima.

Pese a que la actuación en el último Mundial no fue la esperada, en la que no accedió a los octavos de final tras terminar en el tercer lugar del Grupo E, lo cierto es que hoy ninguno de los equipos de mayor jerarquía en el continente podría despreciar al conjunto tricolor.  

LA FIGURA

nner Valencia, delantero del West Ham inglés, heredó el mote de figura luego de que Antonio Valencia, el de Manchester United, quedara descartado para el torneo continental por una operación. Con 11 goles en 19 partidos, es la esperanza de los dirigidos por Gustavo Quinteros.

En la semana previa al torneo, Valencia sufrió leves molestias, pero se recuperó y tratará de llevar a su equipo a la segunda instancia.

EL ENTRENADOR

Junto a Ricardo Gareca, de Perú, el argentino Gustavo Quinteros fue uno de los últimos en ser contratado, unos 100 días antes de la Copa América. Se trata de un director técnico que conoce a la perfección el fútbol de Ecuador. La oportunidad le llegó luego de tener un gran paso por Emelec (2012-2015), club al que dejó de dirigir en marzo.

Quinteros tendrá el gran desafío de levantar la vara del equipo, que tiene el buen antecedente de haber llegado al Mundial. Deberá combinar el proceso de crecimiento de algunos jugadores con la experiencia de otros.